Search About Subscribe Donate
Español

Les Dijeron Que Podían Quedarse en EE.UU. Pero Igual Pueden Ser Deportados.

Unos 26.000 niños inmigrantes víctimas de abuso, negligencia o abandono deben permanecer como si fueran indocumentados durante años, a pesar de ser elegibles para la residencia permanente.

Estuvo indocumentada durante más de diez años desde que llegó a los Estados Unidos con su madre. Después de que pandilleros mataran a su padre en Guatemala, ella solicitó al tribunal de menores de Nueva York que la declarara "abandonada" por su padre. Ese fallo le permitiría a la joven de 15 años solicitar un estatus juvenil especial con un camino hacia la residencia legal permanente.

Esta historia fue publicada en colaboración con DocumentedNY.

Con el fallo de la corte, obtuvo la aprobación de una agencia federal de inmigración para pedir una green card que le permitiría vivir y trabajar en EE.UU., pero casi cuatro años después, aún está esperando.

“Pude ir a la escuela, pero no pude trabajar”, dijo la joven, cuyo nombre ocultamos debido a su situación de vulnerabilidad. "No he podido hacer todas las cosas que otros jóvenes pueden hacer, como conseguir trabajo y estudiar en el extranjero." De hecho, al no tener una tarjeta de residencia, no califica para trabajar legalmente ni para recibir asistencia pública federal.

Su madre —que es indocumentada— estaba pagando su universidad, pero sus horas de trabajo se redujeron debido a la pandemia. Al no poder pagar la matrícula y atrasarse con el alquiler, la adolescente tuvo que abandonar sus estudios y comenzar a trabajar, de manera irregular, para ayudar a su familia. Su madre dijo que ahora le deben al propietario $14.000 dólares.

Unos 26.000 jóvenes como ella están atrapados en el limbo y son vulnerables a la deportación, muestra un análisis de The Marshall Project. Casi todos estos jóvenes pueden esperar 3 años o más para convertirse en residentes legales debido a los límites anuales en los permisos y por las demoras en los tribunales debido al COVID-19. No se les permite trabajar y, según el estado, es posible que no califiquen para el seguro médico o la matrícula estatal. Además, la mayoría de ellos están luchando contra la deportación en los tribunales.

Los críticos del programa de inmigrantes juveniles argumentan que es explotado por familias en busca de oportunidades económicas y pandillas. Durante los últimos años, uno de sus grandes detractores, la Administración Trump, intentó detener el programa por completo, alegando que estaba plagado de lagunas.

Pero los jóvenes con los que hablamos describieron una realidad diferente. Dijeron que sus vidas estaban en suspenso y que se sentían obligados a tomar decisiones difíciles que podrían poner en peligro sus casos. Muchos de ellos huyeron de sus países de origen para escapar de la violencia de las pandillas o de sus padres.

“Siempre tengo miedo. No puedo hacer nada que perjudique mi caso ”, dijo un adolescente de El Salvador que habló bajo condición de anonimato. "Pero no tengo opción. Tengo que trabajar. Y sé que serán 3 años muy largos hasta que obtenga mi tarjeta de residencia."

El programa de Special immigrant juvenile status fue creado por el Congreso en 1990 para brindar una "protección humanitaria a los niños inmigrantes abusados, desatendidos o abandonados".

Después de llegar a los EE. UU., los jóvenes deben acudir al tribunal de menores estatal para solicitar una resolución de abuso, negligencia o abandono por parte de uno o ambos padres. También deben estar bajo la custodia de un tutor legal o en hogares de menores. Si el tribunal estatal aprueba la solicitud, puede solicitarle al USCIS, la agencia federal que administra el sistema de inmigración legal de la nación, que el menor obtenga el Special immigrant juvenile status.

Si bien una aprobación permite que los jóvenes pidan una tarjeta de residencia, paradójicamente, no les garantiza la autorización para permanecer en el país. Entonces, la mayoría de ellos deben luchar simultáneamente contra la deportación en la corte de inmigración hasta que una green card esté disponible. Y estas son difíciles de conseguir.

Las aplicaciones al Special Immigrant Juvenile sobrepasan el número de 'green cards' entregadas, dejando a 26.000 jóvenes en el limbo

El estatus de inmigración especial para jóvenes víctimas de abuso, negligencia o abandono ofrece un camino hacia la residencia permanente en EE.UU. Más de 26.000 de estos jóvenes pueden esperar tres años o más sin trabajar legalmente debido a limites en la cantidad de green cards y retrasos en las cortes. Dependiendo del estado, tampoco califican para seguro medico ni ayuda pública. La mayoría está en proceso de deportación.

Los jóvenes migrantes de Honduras, Guatemala y El Salvador son los más afectados por los topes anuales en las green cards. De hecho, las filas se han vuelto tan largas que el USCIS solo procesa las solicitudes enviadas antes de abril del 2017.

Hay como máximo 9.940 green cards disponibles para los solicitantes del programa cada año. En promedio, aproximadamente la mitad de ellos se dirigen a estos jóvenes migrantes. Al 1 de octubre de 2019, USCIS había aprobado más aplicaciones para este estatus especial que en los últimos 30 años de historia del programa, lo que generó una lista de espera que supera los 26.000 jóvenes, quienes mientras esperan hasta 3 años están en riesgo de deportación.

“El Departamento de Seguridad Nacional ya ha dicho que a estos jóvenes vulnerables y victimizados se les debe permitir quedarse, pero la misma agencia insiste en que deben ser expulsados de Estados Unidos”, dijo Beth Krause, abogada supervisora del Legal Aid Society. “Es ilógico. Es una pérdida de tiempo y de dinero".

Abogados en varios estados nos dijeron que algunos jueces no están familiarizados con el estatus especial de los jóvenes victimizados, especialmente en los condados rurales. En un caso de Georgia, un juez de un tribunal de menores solicitó que un abogado trajera una carta del USCIS confirmando que podía emitir un fallo. Pero cuando el USCIS escribió la carta, el joven dejó de ser elegible.

“Hay lugares donde los jueces no ven ninguno de estos casos, por lo que es nuevo para ellos y no se dan cuenta de que pueden emitir estos fallos”, dijo Noah Montague, un especialista en inmigración en Nevada. "Simplemente hay una falta de uniformidad de estado a estado e incluso de condado a condado."

En la mayoría de los estados, jóvenes inmigrantes no pueden obtener fallos de la Corte Juvenile pasados los 18 años
Los menores tienen derecho a un 'Special Immigrant Visa' hasta los 21. Para calificar, un juez juvenil debe fallar a favor del menor antes de cumplir la mayoría de edad estatal. Pero solo en 12 estados, la edad límite es la misma que a nivel federal. En el resto, es menor.
37 estados mayoría de edad en la corte juvenil a los 18 años
2 estados mayoría de edad en la corte juvenil a los 19 años
12 estados mayoría de edad en la corte juvenil a los 21 años

El gobierno federal considera adultos a las personas que tienen 21 años o más, pero algunos estados lo establecen a los 18 años. Eso ha llevado a que algunos solicitantes no califiquen en el sistema de tribunales de menores del estado a pesar de que sí califican bajo las reglas federales.

En Nueva York, el sistema judicial estatal creó un consejo asesor para abordar los problemas de inmigración que surgen en el tribunal de familia. Según su sitio web, el consejo establece los estándares de los tribunales de familia y proporciona a los jueces información actualizada sobre la ley de inmigración.

“La respuesta típica de los jueces de los tribunales de familia que no están familiarizados con la ley de inmigración era que estábamos tratando de saltarnos la fila mientras que los demás esperan con paciencia”, dijo Theodore Leibman, miembro del Advisory Council on Immigration Issues for the Family Court of New York State. "Pero con el consejo asesor todo ha cambiado."

Además, los tribunales de inmigración se han visto obligados a cerrar por COVID-19 y miles de jóvenes están viendo que sus casos de deportación se prolongan incluso después de ser elegibles para obtener una green card.

“La pandemia agrava la ansiedad de vivir con el miedo a la deportación”, dijo Rachel Davidson, abogada principal de The Door en la ciudad de Nueva York, una organización sin fines de lucro que brinda servicios legales para jóvenes. “Estos son jóvenes vulnerables y debido a que los tribunales están reorganizando sus horarios, siguen desprotegidos."

Durante la mayor parte de la pandemia, muchos tribunales de inmigración permanecieron abiertos solo para inmigrantes confinados en centros de detención. Para inmigrantes que no están detenidos en centros de detención, como son los solicitantes de SIJ, al momento de publicar este artículo los tribunales no tenían fecha de apertura hasta por lo menos el 19 de febrero, según el sitio web oficial. La fecha de reapertura se ha retrasado repetidamente desde que comenzó la pandemia.

Los jueces de inmigración tienen la autoridad para cerrar estos casos de deportación sin requerir que el joven asista a una audiencia. Para hacerlo, el fiscal de ICE y el juez deben acordar cerrar el caso en espera de la aprobación de la ‘green card’.

Los documentos judiciales muestran que hasta noviembre del año pasado, los jueces y fiscales de ICE se negaban a cerrar estos casos, citando decisiones del ex Fiscal General Jeff Sessions y las prioridades del presidente Trump. Los abogados de la Legal Aid Society dijeron que las solicitudes ahora se aprueban con más frecuencia. Pero eso todavía deja a miles de inmigrantes jóvenes que son elegibles para tarjetas de residencia en riesgo de deportación.

En su primer día, el presidente Joe Biden dio a conocer un completo proyecto de ley de reforma migratoria que incluye disposiciones para eliminar los límites por país que contribuyeron a la acumulación de jóvenes inmigrantes especiales y acelerar las solicitudes de tarjeta de residencia. Pero las perspectivas del proyecto de ley de aprobarse en un Congreso polarizado son muy inciertas y no está claro si los cambios propuestos beneficiarían a estos jóvenes inmigrantes.

Al ser consultado, un portavoz de USCIS dijo que aunque la agencia se coordina con el Departamento de Estado para determinar cuántas ‘green cards’ puede aprobar por año, la disponibilidad está establecida por estatuto federal, y agregó que “preguntas relacionadas con los esfuerzos para aumentar la disponibilidad de visas para reducir las fechas de prioridad deben dirigirse al Congreso o la Casa Blanca."

A principios de 2018, el Departamento de Seguridad Nacional emitió una declaración prometiendo "poner fin al abuso del estatus de inmigrante juvenil especial", alegando que fue explotado por menores, familias de migrantes y traficantes de personas.

El mismo año, en un cambio de política no anunciado, la Administración Trump ajustó el requisito de edad de estas visas especiales rechazando a los mayores de 18 años y reabrió casos archivados para denegarlos retroactivamente. Cientos de casos fueron denegados y al menos cinco jóvenes fueron deportados antes de que la política fuera anulada por una corte federal.

Pero hay poca evidencia de que el programa esté acosado por "fraude desenfrenado", como han sugerido algunos republicanos. El Center for Immigration Studies, un grupo de expertos que aboga por restricciones más estrictas a la inmigración con estrechos vínculos a la administración anterior, no pudo citar evidencia para respaldar la denuncia de fraude generalizado más allá de una investigación de NBC News de 2015 en Nueva York alegando que cientos de hombres jóvenes que llegaron de la misma región de la India contaron “historias similares” en el Tribunal de Familia de Queens en busca del estatus.

Algunos abogados que trabajan en estos casos dijeron que a veces se aprueba a jóvenes que no cumplen con precisión los criterios. Algunos de los jóvenes inmigrantes entrevistados también dijeron que llegaron a Estados Unidos porque sus familias no podían protegerlos de la violencia y la pobreza en el hogar.

Dicho esto, el estatus juvenil especial es el único trámite de inmigración que requiere tanto una revisión judicial de un tribunal estatal como el escrutinio de una agencia federal de inmigración. Tanto los críticos como los defensores reconocen que es un proceso de solicitud intensivo. Tanto los tribunales de menores estatales como el USCIS tienen el poder de denegar estos casos, pero la mayoría de ellos, alrededor del 90% en un año típico, son aprobados.

Jóvenes atascados esperando una green card nos dijeron que tenían miedo constantemente, y que evitaban encontrarse con la policía a toda costa. También mencionaron sentir que perdieron su adolescencia sin poder aprovecharla. Algunos incluso nos dijeron que se preguntan si no sería más fácil simplemente ser indocumentado.

“Somos mas visibles que alguien indocumentado,” dijo un joven con quien hablamos bajo anonimato. “De pronto sería más fácil si no supieran que estamos aquí.”

Corrección: Una versión previa de la historia decía que la joven que recibió un Special immigrant juvenile status podría perderlo y verse deportada si las autoridades saben que trabaja ilegalmente. Aunque estos jóvenes no tienen permiso de trabajo, no pueden perder su estatus por trabajar sin documentos. No obstante, aún corren el riesgo de ser atrapados en una redada de ICE, detenidos o deportados.