Search About Newsletters Donate
Filed 6:00 a.m.
03.25.2022

Texas dice que su multimillonaria operación fronteriza está funcionando. Los datos cuentan otra historia.

Detenciones de ciudadanos estadounidenses a cientos de kilómetros de la frontera. Redadas de drogas en todo el estado. Estadísticas cambiantes. Los datos con los que el gobernador de Texas, Greg Abbott, presume sobre la Operación Lone Star, plantean más preguntas que respuestas.

Thomas King-Randall había estado esperando dos horas para dejar a sus hijas en el apartamento de su exnovia en Midland, Texas. Eran las 10:30 p. m. un día entre semana, y a ella le tocaba cuidar a las dos niñas.

Según un informe policiaco, la mujer llegó en estado de ebriedad y venía discutiendo con su pareja actual en la camioneta. King-Randall, que es Afroamericano , dijo en una entrevista que el novio de la mujer, un latino, le lanzó un epíteto racista, lo que ocasionó una pelea.

Al final de la riña, el novio sangraba por la nariz y tenía los ojos hinchados. King-Randall se había ido, y la policía local emitió una orden de arresto para el californiano de 26 años. Un mes después, oficiales del Departamento de Seguridad Pública (DSP) de Texas arrestaron a King-Randall cuando intentaba renovar su licencia de conducir.

Este artículo ha sido publicado conjuntamente con The Texas Tribune, una redacción local sin fines de lucro e imparcial que informa y se compromete con los texanos, y con ProPublica, un medio independiente y sin ánimo de lucro que produce periodismo de investigación en pro del interés público. Inscríbase en sus boletines The Texas Tribune y ProPublica.

El arresto de King-Randall fue uno de los miles utilizados para afirmar que la Operación Lone Star está teniendo éxito. El gobernador de Texas Greg Abbott lanzó la iniciativa en marzo pasado, señalando la necesidad urgente de detener el flujo de drogas e inmigrantes indocumentados provenientes de México al estado.

Pero el supuesto ataque no tuvo nada que ver con el tema fronterizo. King-Randall, ciudadano estadounidense, fue arrestado a más de 250 millas de la frontera con México. Ni el DSP ni el Departamento Militar de Texas, las agencias estatales que se encargan de la Operación Lone Star, estuvieron involucradas en esa investigación. Y el cargo de agresión por violencia familiar que King-Randall enfrentó no tuvo nada que ver con delincuencia transfronteriza ni con inmigración ilegal.

La Operación Lone Star ha ayudado a aumentar el presupuesto estatal para seguridad fronteriza a más de USD 3 mil millones hasta 2023, mediante el despliegue de miles de policías del DSP y miembros de la Guardia Nacional y la asignación de fondos para construir barreras fronterizas. Como parte de la operación, los policías también arrestan a algunos hombres inmigrantes que cruzan a los Estados Unidos, acusándolos de invasión de propiedad.

Abbott y el DSP se han jactado repetidamente en conferencias de prensa, redes sociales y entrevistas en Fox News de que la operación fronteriza ha desbaratado las redes de tráfico de drogas y de personas. Un año después del inicio de la operación, los funcionarios han hecho alarde de más de 11,000 arrestos criminales, de incautaciones de drogas que ascienden a millones de "dosis letales" y del envío de decenas de miles de inmigrantes no autorizados al gobierno federal para su deportación como indicadores de que el programa es eficaz.

Sin embargo, las afirmaciones de éxito del estado se han basado en métricas cambiantes, incluidos delitos no relacionados con asuntos fronterizos, trabajos realizados por oficiales asignados a condados específicos antes de la operación, y acciones de arresto e incautación de drogas que no distinguen claramente el papel del DSP del de otras agencias, según una investigación realizada por ProPublica, The Texas Tribune y The Marshall Project.

Los cargos contra King-Randall formaban parte de más de 2 000 casos, incluidos algunos por peleas de gallos, agresión sexual y acoso, que la agencia dejó de incluir dentro de las estadísticas de la Operación Lone Star más de nueve meses después de su inicio, luego de que los medios noticiosos comenzaran a plantear preguntas sobre los vínculos entre los arrestos y la seguridad fronteriza. De ellos, unos 270 cargos fueron por delitos violentos, que el FBI define como asesinatos, homicidios, violaciones, robos y asaltos a mano armada.

King-Randall dijo en una entrevista que estaba luchando contra las acusaciones. El caso está pendiente de resolución, según la oficina del fiscal de distrito del condado de Midland.

Incluir ese tipo de arrestos es problemático y confunde los logros de la operación, dijo Patrick O'Burke, consultor de la policía y excomandante de la DSP que se jubiló en 2008.

"El problema podría estar simplemente relacionado con delitos en esas comunidades", dijo O'Burke. "No tiene nada que ver con luchar contra la delincuencia transfronteriza".

Los arrestos de la Operación Lone Star se extienden más allá de la frontera

Funcionarios de Texas han ampliado el número de condados cuyos arrestos y cargos relacionados se contabilizan dentro de la Operación Lone Star, incluidos condados alejados de la frontera que no se benefician de los recursos adicionales de la operación.